5.1.17

Balada para un loco..




Sonaba Libertango de Piazzolla en la habitación, se mezclaba con el sonido de las teclas de mi royal antigua. No sabría decirles si fue causa del vino o las remembranzas que me trae esa melodía sólo sé que mis piernas comenzaron a fusionar fórmulas de Lie creando un lazo extraordinario con los pasos que desdibujaban las sombras en la habitación a media luz.

Estridentes colores me cegaron y al unísono el baile exacerbó la existencia del espectro atómico discreto. Mi cuerpo seguía atado a la sombra de Oblivion, me sujetaba con fuerza mientras me acariciaba la espalda.
Tiñó mi piel de un aroma oriental amaderado con eco dulce y algo ambarino. Su esencia, gran cohesión y aura de abstracción, me arrojó a los densos olores de un bosque donde la encontré esperando. Me arrojé a abrazarla pero al momento de intentar besarla despuntó el alba. 

No podía creérmelo Piazzolla seguía sonando, suavemente “volver” tejía nostalgias en el aire y la botella de vino estaba intacta. Mi mente confusa, no recordaba casi nada. Pensé me había vuelto loco por lo que tomé el teléfono y me dispuse a comprobar la hora mas para mi sorpresa corría el año 2006 no sabía nada de grupos de Lie menos de grupos de lazos, el único amor que profanaba no era hacia las matemáticas ni menos a la mecánica cuántica era hacia ella. Por una cabeza, todas las locuras.

Sin meditar en como fue posible corrí despavorido sin tomar mi abrigo, con la mirada puesta en un sitio en un momento en un encuentro en el objetivo que cambiaría el rumbo de toda mi vida, mismo que no me orillaría en el 2017 a lamentarme por las noches escuchando a Piazolla y a volver de amante a la locura..

Soledad, Invierno porteño.. Me detuve ante la puerta para después tirarme en cuclillas y gritar ¡Esto no puede estar pasando! Giré la mirada, lo recuerdo bien. Sus enormes fauces deformes se jactaban mientras danzaban junto a las sombras en la habitación nocturna, no había alba, jamás habría amanecer. El espectro había tejido un enmarañado cuento en el cual yo era el personaje principal, ahora le pertenecía..
Una vez un demonio se enamoró, y el romance del diablo me mantuvo en su prisión escribiendo, regresando al amor, mi amor, atrapado en la milonga del ángel de bucle infinito.           γ.ک

No hay comentarios:

Textos más leídos

Sin música la vida sería un error.

Loading...

La música.. Ese movimiento, lenguaje que el abandono y el quebranto engendran.