8.10.11

La querìa escuchar pero..


Pasaba de la media noche sus muslos exigían mis manos.. 
Una voz ahogada entre sus piernas exigía mi lengua. 
Yo solo quería escucharla, mas su silueta tendía una sombra sobre el sofá rojo que entusiasmaba a desatar mi lengua. 
Sus ojos enmarcados de humo me miraban encendidos preguntando si no la deseaba.. Yo trague saliva para contener mis deseos y volví a tragar hasta que un relámpago iluminó sus senos ¡Por dios, la cosa más exquisita que nadie, excepto yo, haya visto! Intenté controlarme pero sus senos ligeramente redondos y suculentos desde la piel de la cual pendían hasta la punta de sus pezones erectos lograron que mi pensamiento se abalanzara sobre sus hombros sujetandolos con fuerza al tiempo en que ella alzaba la mirada dejando al descubierto su cuello acisnado, no resistì màs. 
Mi corazón se tornò demente. Mis manos temblaron. Mi lengua estrangulò mi cerebro hasta que explotó y rompió avalanzandose hasta su vientre.. Derramé besos y caricias extendí sutiles palabras por todo su cuerpo desnudo, pulí la piel de su locura mientras su llanto resbalaba por sus mejillas.. Ah sus mejillas la parte más deliciosa de todo su cuerpo, mismo manjar que me retornò la calma y caì en cuenta que sus ojos se habían apagado. 
Yo solo quería escucharla pero su cuerpo desató mi lengua y no pude parar hasta que la devoré por completo. No bastò la oscuridad, con la pròxima mujer tendrè que evitar los relàmpagos. 
 γ.ک 

Textos más leídos

Sin música la vida sería un error.

Loading...

La música.. Ese movimiento, lenguaje que el abandono y el quebranto engendran.