16.10.09

cigarrillo blanco.

                                                                

Son las siete menos quince, aún está oscuro. Llevo abierta la ventanilla del auto, el brazo izquierdo recargado en ella y el aire calentito en el nivel dos saliendo directo a mi pecho y piernas. Gafas oscuras, cabello a la john travolta en pulp ficción - ¡No me fastidies! Va diciendo mi gesto. 60 Km./h 
Suena Nessun dorma con la portentosa voz de pavarotti veinte de volumen.
Me rebasan los autos llevan prisa. Enciendo un cigarrillo blanco y al instante junto a mis pupilas la luz del sol se agranda en un destello que aunque precipitado yo lo observo lento, me gusta un poco.
Inhalo ¡Um!
Exhalo ¡Ah!
Aspiro el cigarrillo consumiendo un cuarto de el. Escucho crujir el tabaco, lo escucho muy cerca, intenso, delicioso. Me llevo el cigarrillo a la mano izquierda, la derecha reposa sobre la palanca de velocidades cuando no está tomando el volante. Voy en primera por lo que me vuelven a rebasar, me gusta un poco que lo hagan los dejo pensar que tienen el control. 
Piso a fondo con mi zapato Enzo Angiolini negro y cuadrado 55 Km./h el motor ruge, se enfada 65 Km./h cambio 80 Km./h a punto de llegar a los 100 Km./h vuelvo a inhalar exhalo y aspiro. Ahora soy yo el que rebasa, no me molesta que les moleste a ellos. Enzo Angiolini pegado al acelerador, cambio 135 Km./h suena la parte más intensa de nessun dorma, el viento rompe en mi rostro corta mi respiración. La ceniza vuela por fuera y briznas por dentro del auto. Calor sofocante en mi pecho y piernas. Mi mano derecha impaciente de hacer nuevamente un cambio.. 165 Km./h un par de cláxones a lo lejos. ¿A dónde se habrán ido mis emociones, de haberlas tenido claro?
Nessun dorma acabando. Filtro quemando mi piel. Pupilas dilatadas al estilo Wes Borland 180 Km./h el auto va flotando. Nessun dorma acaba, vuelta forzada. El auto se colea un poco, me gusta cuando pasa. Comienza una furtiva lacrima con la interpretación de Enrico Caruso, me gusta más con pavarotti, menos nostálgico 170 Km./h cambio 120 Km./h cambio 60 Km./h cambio 30 Km./h descanso mi mano derecha y busco la interpretación de pavarotti. Tope, último cambio y tiro el filtro quemado del consumido cigarro, no hay excitación alguna, no hay emociones.  
Mi corazón palpita lento, suave al ritmo de una furtiva lacrima. Inhalo, exhalo, aspiro. 
Otro cigarrillo blanco para ir lentamente rompiendo el viento 65 Km./h cambio..

Yz.

 


Textos más leídos

Sin música la vida sería un error.

Loading...

La música.. Ese movimiento, lenguaje que el abandono y el quebranto engendran.