23.7.14

Corazón delator..





Un corazón delator hirió mi pecho ya no quedan más que cenizas. Un aroma de flamas que hoy me arroja al infierno.
Fue mi vicio..
Paso mis noches recordando los días en que buscaba su rostro entre tantas miradas cruzando a prisa. Mis recuerdos son vagos, todos vagos mezclados de sudor y texturas de un papel  tal vez de varios.. Con manzanas de firmas poco maduras. Añorando aquella isla fantástica llega el insomnio y la tesitura de una voz que raspaba mis madrugadas. Hoy todo se ha extinguido.

Trozos de mi alma vagan en la habitación mientras mis lágrimas caen al piso sin ser escuchadas. Resbalan de mis mejillas como en aquellos días fríos de dolor intenso en los tobillos donde mis historias enjauladas colgaban de escalofriantes ramas y parabrisas.

Las mentiras, las promesas rotas y las ilusiones llegan con la aurora y nombres arroja el día cegando mis ojos zurciendo mis labios vedando los te quiero.

No es que haya dejado de quererle es que escuchar su voz una vez más me rompería pues sé que aquí no pertenece. ¿Quién quisiera por amor ir al infierno..?

Mutable, abrupta, demente. Me repito a solas. Los sentimientos no se codifican cuando no hay nadie leyendo.

No fui su sueño y rendida caigo y sueño sentir de nuevo mis alas cuando él abrazaba mi cuerpo y el éxtasis me arrojaba a ese lugar sin saber que ese lugar era el mismo infierno.

γ.ک

No hay comentarios:

Textos más leídos

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

La música.. Ese movimiento, lenguaje que el abandono y el quebranto engendran.