28.6.14

..




Si no fuese por el quebranto que estrangulaba su garganta, lo habría creído un sueño, peor aún, una pesadilla.
Los músculos se le tensaban al contener su rabia pero seguía manteniendo la mirada fija en el horizonte deseando que la imagen decidida e inmutable, postrada ante sus ojos fuese solo un espejismo o se desvaneciera por arte de magia. Tensaba los músculos y estrangulaba sensaciones para no mirarla, para salir ileso para continuar viviendo. 
Desconocía todo aquello que vendría después en cuanto cruzara el umbral pero estaba acostumbrado a volar y el hecho de tener que caminar frente a una multitud le atormentaba. Por lo que confrontó al peor de sus adversarios, a él mismo y perdiendo todo se tornó violento. Demente decidió partir sin querer percatarse de la tristeza con que la dejaba. Su ira se convirtió en su fortaleza y esta  lo cegó. Es ella o yo, pensaba al tiempo en que llevaba el llanto estrangulado y los ojos fijos en el horizonte mientras partía.
Cruzó el umbral y al hacerlo su cuerpo mutó al igual que sus recuerdos, su pensamiento dio un vuelco y sus ojos eclipsaron. Turbando el reposo del monje, su piel se tornó agua marina mientras se esfumaba su llanto. Lentamente despertó de un sueño para vivir la pesadilla que levantó enormes aristas, de un tetraedro de  recuerdos confinados a morir.  
γ.ک

Textos más leídos

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

La música.. Ese movimiento, lenguaje que el abandono y el quebranto engendran.